perro calor

Al contrario que los humanos, que tenemos glándulas sudoríparas por todo el cuerpo, ellos las tienen únicamente en las almohadillas de las patas, resultando esenciales para perder el exceso de calor del cuerpo.

Nuestras mascotas tienen además otros mecanismos para liberar el calor:

  • Los perros sacan la lengua, jadean y respiran más deprisa. Esto hace que se bombee sangre hacia la lengua, eliminando el exceso de temperatura en forma de humedad, expulsando así el calor de su boca en forma de evaporación.
  • Los gatos lamen todo su cuerpo,  provocando la evaporación de la saliva y con ello un efecto refrescante en el animal.

Y como todos los animales en los momentos que tienen calor: buscan un lugar a la sombra, en lugares frescos, beben más agua de lo habitual y evitan la actividad física.

Comparte esta entrada
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone