images

A todos aquellos que tenemos gatos nos resulta delicioso tener un minino en el regazo mientras acariciamos su suave manto y su flexible y delicado cuerpo.

No hay duda de que los gatos ronronean cuando están relajados y cómodos, aunque también pueden hacerlo cuando están molestos o sobresaltados.

Lo hacen desde que tienen pocos días de vida y lo consiguen gracias a la contracción de músculos de la laringe y el diafragma, tanto en inspiración como espiración.

Pues bien, en uno de los estudios más recientes sobre el ronroneo de los gatos, encontraron que los gatos son capaces de cambiar su ronroneo habitual, agregando una especie de grito o maullido que desencadena un sutil sentido de urgencia, para que sus amos les den comer o les hagan caso. Hace que parezca un elemento parecido al llanto de un bebé que enternece especialmente a los humanos y nos impulsa a satisfacer los deseos del minino.

Ejemplo de gato con su característico ronroneo:

Todo esto sin contar que con su ronroneo producen al ser humano un efecto relajante y tranquilizador, que en el campo de la medicina ha dado excelentes resultados en el tratamiento de enfermedades cardiacas, psicológicas o la hipertensión. Pero esto os lo contaremos en una próxima ocasión :-)

Comparte esta entrada
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone